La crisis hace peligrar el queso de flor abril 23, 2020 – Publicado en: noticias

La Quesería Cortijo de Caideros es una de las más laureadas de Canarias. Sus exquisitos quesos artesanales gozan de prestigioso a nivel institucional y cuentan con el aplauso de los consumidores. Pero el coronavirus lo ha cambiado todo y hay que buscar nuevas formas de comercialización para subsistir. Como cuenta Cristóbal Moreno, «los animales hay que seguir manteniéndolos y dándonos de comer; mi familia esta colaborando, yo ordeño el ganado y hago los quesos y mis sobrinos los llevan a las redes sociales y nos vamos organizando para llevar varios pedidos y no gastar más en gasolina». Total, el confinamiento ha obligado a este quesero a reinventarse, ya nadie sube a las medianías a comprar sus productos, ferias y fiestas del queso están suspendidas y en los supermercados y mercados las ventas de este producto artesanal han caído.

«Mi queso lo conocen», pero las redes sociales le están sirviendo a la Quesería Cortijo de Caideros para recordar que existen y arañar mercado. Por esa vía, además de por teléfono, le llegan los encargos para el posterior reparto a domicilio. «Las ventas han bajado y ralentizado. Si antes vendía un queso, ahora medio». Por esa razón «hemos tenido que madurar queso en cámara, porque no salía». Se trata de cubrir gastos, así que el reparto tiene un limite zonal. «Estoy llegando a Vecindario, a medida que van saliendo los pedidos se organiza la ruta». Un día bueno supone la salida de 40 quesos.

De las ayudas gubernamentales, «a mi ni me ha llegado nada ni ningún estamento público me ha dicho nada. El Cabildo ha dicho que va a colaborar». Pero Cristóbal Moreno, uno de los últimos pastores trashumantes de la isla y propietario de una de las pocas queserías incluidas en la Denominación de Origen Protegida Queso de Flor de Guía, Queso de Media Flor de Guía y Queso de Guía, resalta que «somos una cadena importante; que no decaigan los pocos ganaderos que quedamos, sería irrecuperable».

Con 400 cabezas de ovejas la quesería de Moreno produce unos 60 kilos de queso a diario. Ahora, en tiempos de crisis, «produzco lo mismo, pero no sale. Antes vendía prácticamente todo, porque trabajo flor, media flor y cuajo animal». Pero ha tenido que variar la dinámica de trabajo porque «la venta de flor ha bajado y prácticamente todo el de cuajo es para meter en las cámaras y ver si más tarde lo voy vendiendo». Además, «he tenido que bajar los precios, aunque siempre hay clientes conscientes». Lo que está claro es que «no se cubren los gastos, vamos balanceando».

Y aunque hay algún cliente nuevo, lo cierto es que «el 90% de los que consumen mi queso ahora lo compraban ya en bares y establecimientos». Con todo, «cada vez se va poniendo mas feo» el panorama. «El queso de flor lleva un proceso de maduración y cámara y se vende más caro y la gente no tiene poder adquisitivo para pagar de 15 a 20 euros el kilo. Y si no hay garantías de venta no se puede elaborar. Yo tenía un stock de 300 quesos, unos 1.000 kilos, para las próximas ferias en Guía y Montaña Alta y Gáldar, ahí había una vía de escape». Así que si antes el 90% del queso que producía Cortijo de Caideros era de flor o de media flor ahora ha bajado al 50% o menos. «No es un queso que se pueda madurar igual que el animal, es de 35/40 días pero tiene que salir a la venta, no puede estar en cámaras meses». «Tantos años luchando por la denominación de origen de un queso único en España y ahora muy pocas lo hacen».canarias 7 .es

TE RECOMENDAMOS