Ruta gastronómica por Canarias: Tenerife septiembre 2, 2022

canarias7.es

En Tenerife las estrellas Michelin están tan cómodas que ya forman parte del panorama gastronómico de la isla. Fue allí donde empezó todo, con la alta cocina abanderando una revolución culinaria que impulsó al territorio y sirvió de ejemplo para el resto del archipiélago.

Pero más allá de las estrellas, aquí el buen comer está garantizado en casi cualquier punto. Y ahí el norte tiene mucho que aportar. Tierra de los icónicos guachinches, que tantos visitantes atrae y sorprenden por su oferta de platos a precios populares y sus singulares vinos de cosecha propia. Una ruta por ellos es una genial idea para familiarizarse con el entorno y las opciones son casi ilimitadas.

En este viaje por la isla canaria de mayor superficie empezamos por una mágica terraza para la primera comida del día. En el municipio del Sauzal, La Baranda es un punto que no deja indiferente a nadie, pues mientras disfrutamos de un completo desayuno tenemos unas vistas de ensueño que enamoran a cualquiera, con el Teide y el mar en un mismo plano emocionante.

De terraza en terraza

El buen tiempo siempre invita a comer en exterior, que con la explosión de la pandemia empujó a los restaurantes a darle especial importancia y convertir estos espacios en lugares de mucho confort y bienestar para el comensal. Una de estas placenteras terrazas para disfrutar de un almuerzo de nivel, como si estuviéramos en un palacete rodeados de árboles y con el único sonido del cantar de los pájaros, está en el restaurante Esterlicia, en La Matanza. Con una propuesta gastronómica de mucho nivel, este local ha roto con la dinámica de la zona y en una preciosa casa de grandes comedores y un patio que invita a no salir nunca, Esterlicia ha conseguido subir el listón, alcanzando un solete Repsol entre otros reconocimientos.

Un plato de jamón de bellota de pata negra 100% ibérico de Cinco Jotas es el ilusionante comienzo de una experiencia hedonista, que sigue con unos bollos gomeros, rellenos con crema de almogrote, y unos canelones de cordero, con crema de coliflor, escabeche de zanahorias y emulsión de hierbas. Soberbio.

La cosa se pone más seria con los platos fuertes de la jornada, una presa ibérica lacada con mojo-barbacoa y puré de batata, de mucho sabor y sutilmente preparada, y un excelente arroz meloso con carabineros, al punto perfecto. Podrán imaginarse que la comida debía estar acompañada de un gran vino a su altura, y ahí el Finca de los Hoyales del 2014 jugó un papel estelar. Un almuerzo de mucho nivel.

Pedro Nel espera en Etéreo

De La Matanza nos vamos a disfrutar de una de las ciudades más bonitas de la isla, La Laguna, cuyo casco histórico está reconocido como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco. Es un excelente plan para pasear y disfrutar del entorno mientras tomamos un café en una de sus múltiples terrazas de las históricas calles peatonales del centro, con el plan de ruta enfocado hacia Santa Cruz de Tenerife, la capital, donde nos espera el restaurante Etéreo.

Este local, con un sol Repsol y recomendado por la Guía Michelin, se ha convertido en uno de los grandes del panorama insular gracias a la creatividad y talento de su chef, el colombiano Pedro Nel. Con un gran manejo de los puntos y con una materia prima de primer nivel, el cocinero juega mucho con las fusiones y en todos los platos añade su sello personal.

Ejemplo de ello es la cena de la que disfrutamos, con una costilla con salsa estilo barbacoa de guayaba, de una singularidad y con un resultado sorprendente, un medio bacalao con refrito de ajos y vinagre macho, y un lomo de angus americano para el recuerdo. Una selección de platos que dan buena muestra de la calidad del local, que ha situado a la capital tinerfeña en un lugar privilegiado en el panorama gastronómico.

Porque Tenerife, la isla de las mil experiencias, es también la isla del buen comer y el buen beber, y eso es el mejor regalo que se puede llevar el visitante.

Binter patrocina esta sección de gastronomía, que permite conocer la riqueza culinaria de las distintas islas del Archipiélago, conectadas en su totalidad por la aerolínea. La compañía aérea canaria ofrece una media de 115 vuelos diarios con Tenerife, con conexión directa a todas las islas.